martes, 12 de mayo de 2009

Insaciable Inglaterra quiere ir más allá de las 200 millas...


Video Homenaje al amor de mi vida Horacio, y sus compañeros de Malvinas...

QUIEREN IR MÁS ALLÁ DE LAS 200 MILLAS
Malvinas: Londres pidió a la ONU más plataforma
Lo hizo ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental y sostuvo que la culminación exitosa del proceso confirmará los límites de la jurisdicción británica sobre la tierra. La Argentina interpuso su "más enérgico rechazo".

Las Islas Malvinas, ahora en poder británico. El Reino Unido pidió extender la plataforma continental.

Tal como lo hiciera la cancillería argentina en abril, el gobierno británico presentó este lunes ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLCS) de las Naciones Unidas, su reclamo para la extensión de la plataforma continental correspondientes a las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. A través de un comunicado, el canciller Jorge Taiana no hizo esperar su respuesta y manifestó su "más enérgico rechazo" a la "ilegítima pretensión británica".

Según afirmó el Secretario de Estado de la Cancillería británica, Lord Malloch-Brown, "la exitosa culminación de este proceso confirmará los límites de la jurisdicción británica sobre la plataforma continental, asegurando para las generaciones futuras nuestro derecho soberano a administrar la plataforma".

La CLCS analizará los datos presentados por el Reino Unido, con el fin de determinar la extensión de la plataforma continental británica más allá de las 200 millas marinas. Según se informó, la presentación británica "se ajusta a las disposiciones del Artículo 76 de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar".

No obstante el reclamo de ampliación por parte de Gran Bretaña y también de la Argentina ante este organismo, existen pocas probabilidades de que sea autorizada porque esa zona del Atlántico Sur se encuentra bajo disputa de soberanía. Sin embargo, el hecho que Londres y Buenos Aires intenten ampliar su espacio territorial marítimo lo que hace es sentar un precedente sobre el área en cuestión.

La Comisión de Límites de la Plataforma Continental ya recibió más de treinta presentaciones, y tiene por misión emitir recomendaciones que, en última instancia, determinarán la extensión de los derechos nacionales de soberanía aplicables a la plataforma continental, así como el límite entre dichas plataformas y las zonas que permanecen bajo jurisdicción de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos.

La de hoy es la cuarta presentación que realiza el Reino Unido ante la Comisión. Anteriormente presentó reclamos de extensión de la plataforma continental referidos a la Bahía de Vizcaya (junto con Francia, Irlanda y España), a la Isla Ascensión, y a la zona de Hatton Rockall en el Atlántico Nororiental.

Gran Bretaña también notificó a la Comisión en mayo de 2008 que no presentaría datos referidos a la plataforma continental del Territorio Antártico Británico, pero que se reservaba el derecho de hacerlo en el futuro.

La administración de Gordon Brown basa este pedido en que el artículo 76 de la Convención sobre el Derecho del Mar permite a los Estados ribereños procurar la fijación de un límite exterior de su plataforma más allá de las 200 millas marinas y hasta una distancia de 350 millas marinas de la costa o 100 millas desde el punto en que el mar alcance una profundidad de 2.500 metros, siempre que se verifiquen las condiciones geológicas estipuladas.

RECHAZO A LA "ILEGITIMA PRETENSION BRITANICA". El Gobierno argentino, a través de la Cancillería, manifestó su más "enérgico rechazo a la pretensión británica de establecer espacios marítimos" en torno de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

La Cancillería reaccionó así "ante la presentación efectuada en el día de hoy por el Reino Unido a la Comisión de Límites de la Plataforma Continental establecida por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, por la cual pretende arrogarse competencias relativas al límite exterior de la plataforma continental generada a partir, de los archipiélagos que forman parte del territorio nacional argentino".

En este sentido, el canciller Jorge Taiana consideró que "la insistencia británica en pretender arrogarse competencias sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, resulta inaceptable e inadmisible por corresponder el ejercicio de tales competencias únicamente al Estado soberano: la República Argentina".

"El Gobierno argentino objetará formalmente ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental cualquier iniciativa del Reino Unido que procure extender su ocupación ilegal de parte del territorio nacional argentino", señala un comunicado del Palacio San martín, que anticipa que denunciará y protestará contra la presentación británica.

Aclara el documento que "a raíz de la ilegítima ocupación británica de parte del territorio nacional argentino, la Asamblea General y el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas han reconocido reiteradamente la existencia de una disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes".

Agrega que además ha instado "a sus únicas dos partes, la República Argentina y el Reino Unido, a reanudar, a la brevedad, las negociaciones bilaterales para encontrar una solución pacífica, justa y duradera a esta anacrónica disputa".

Y recalca que "en estricto cumplimiento de lo dispuesto por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, la República Argentina hizo entrega oficial, el 21 de abril de 2009, de su presentación ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental para determinar, de forma definitiva y obligatoria, la extensión geográfica de la totalidad del territorio nacional".

Por todo esto "la República Argentina reafirma sus legítimos derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que son parte integrante del territorio nacional argentino", señala finalmente el comunicado de Cancillería.Fuente:Crítica



Puja con Londres por la plataforma continental marina
Inglaterra pidió en la ONU extender el dominio de las Malvinas; fuerte rechazo del Gobierno

Lucas Colonna
LA NACION

Una nueva polémica en torno a las islas Malvinas provocó ayer un cortocircuito diplomático entre Londres y Buenos Aires.

El gobierno británico presentó ante la Comisión de Límites de la Plataforma Continental (CLCS) de las Naciones Unidas su reclamo para ampliar la extensión de su dominio en el Atlántico Sur, incluyendo en su proyección a las islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur. La Argentina, por medio de la Cancillería, no esperó ni un instante en hacer oír su rechazo a la iniciativa, que, argumentó Jorge Taiana, pretende avanzar sobre territorios en disputa de soberanía.

"La exitosa culminación de este proceso confirmará los límites de la jurisdicción británica sobre la plataforma continental, asegurando para las generaciones futuras nuestro derecho soberano a administrar la plataforma", afirmó el secretario de Estado de la cancillería británica, lord Malloch-Brown.

"La insistencia británica en pretender arrogarse competencias sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes resulta inaceptable e inadmisible por corresponder el ejercicio de tales competencias únicamente al Estado soberano: la República Argentina", afirmó Taiana.

El canciller dijo además que el país objetará la iniciativa británica ante la ONU.

Ahora, la CLCS analizará los datos presentados por el Reino Unido con el fin de determinar la extensión de la plataforma continental británica más allá de las 200 millas marinas hacia el Este. Según explicaron ayer a LA NACION fuentes del gobierno británico, la presentación realizada "se ajusta a las disposiciones del artículo 76 de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar" y no avanza sobre aguas jurisdiccionales de la Argentina. Esa disposición, argumentaron, permite a los Estados ribereños procurar la fijación de un límite exterior de su plataforma más allá de las 200 millas marinas y hasta una distancia de 350 millas marinas de la costa o 100 millas desde el punto en que el mar alcance una profundidad de 2500 metros, siempre que se verifiquen las condiciones geológicas estipuladas.

En cualquier caso, las probabilidades de que prospere el planteo británico de ampliación de su plataforma continental ante la ONU son remotas: esa zona del Atlántico Sur se encuentra bajo disputa de soberanía y el organismo multilateral ha reiterado que no puede pronunciarse en situaciones afectadas por ese tipo de litigios, incluso pese a que Londres aún no aceptó iniciar la discusión. Lo mismo corre para el planteo sobre la ampliación de la plataforma formulado tres semanas atrás por la Argentina, que avanzó en igual sentido.

En rigor, Londres y Buenos Aires buscan con sus sendas presentaciones sentar un precedente para en el futuro configurar, eventualmente, su espacio territorial marítimo de acuerdo con el derecho internacional.

La Comisión de Límites de la Plataforma Continental ya recibió más de treinta presentaciones, y tiene por misión emitir recomendaciones que, en última instancia, determinarán la extensión de los derechos nacionales de soberanía aplicables a la plataforma continental, así como el límite entre esas plataformas y las zonas que permanecen bajo jurisdicción de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos.

La de ayer fue la cuarta presentación del Reino Unido ante la Comisión. Anteriormente había presentado reclamos de extensión sobre la Bahía de Vizcaya, la isla Ascensión, y la zona de Hatton Rockall en el Atlántico Nororiental.

No hay comentarios: