sábado, 30 de mayo de 2009

Honestidad !!!


El gobierno de Salta entregó al cabo de la policía provincial Francisco Solano Dávalos, una casa con equipamiento y un subsidio de $5.000 por su honestidad, ya que devolvió $350.000 que una mujer había olvidado en un supermercado.

El 7 de mayo pasado, en el estacionamiento de un supermercado salteño Dávalos encontró una cartera, que en su interior contenía una agenda con un cheque por 300.000 pesos y 50.000 pesos en efectivo, que devolvió a su dueña. Esta intentó recompensarlo pero Dávalos solo le aceptó 100 pesos.
Siguió el ejemplo de su padre, que ya había devuelto otra suma importante de plata. “Finalmente, acepté $ 100 como recompensa, para no hacer quedar a la señora como mezquina”, explicó.

El sábado 7 de mayo, Solano Dávalos, trabajaba como custodio en la playa de estacionamiento del supermercado Chango Más. Quince minutos después de las 14, en el primer recorrido que realizaba, encontró un carrito con un portafolio marrón en su interior. “Lo llevé adentro del súper, lo abrí y había tarjetas de crédito, cheques por 300 mil pesos y plata en efectivo. Mi idea era ponerlo bajo resguardo. Como había datos de la propietaria, pero no su teléfono, pensé que debíamos esperar un rato y seguramente volvería”. Su hipótesis fue correcta: la mujer volvió dos horas más tarde, desesperada. “Vi a una señora que buscaba en el sector donde encontré la valija, le hice algunas preguntas y supe que era ella. Antes de darle sus pertenencias, descubrimos que el maletín contenía un total de 350 mil pesos”, describió. La afortunada señora es ingeniera agrónoma y trabaja en Jujuy. “Esa plata era de la empresa donde es empleada y estaba destinada a los trabajadores. Enterarme de eso me puso más contento todavía. Además, la señora hubiera tenido que hacerse cargo de reponer toda esa plata”, agregó Solano Dávalos.

Ni la casa de bloques y madera, de una sola habitación, al sur de Salta capital, ni sus ocho hijos de entre uno y diecisiete años, ni su sueldo de 2.700 pesos pesaron en la decisión. “Mi familia se sorprendió al escuchar sobre tanta plata y que la haya devuelto. Mi mujer, Andrea, con una humorada, me miró a los ojos y me lanzó: ‘pedazo de boludo, cómo devolviste eso’. Pero después se rió y me dijo que estaba orgullosa de mí”, recordó.

Esta historia, te hace pensar, que harías vos en el lugar de Dávalos...?

No hay comentarios: