domingo, 3 de mayo de 2009

Cuestionan el alerta global ante la nueva gripe A (gripe porcina)


Cuestionan el alerta global ante la nueva gripe porcina
Epidemia. Ponen en duda la peligrosidad de la nueva gripe y el alerta mundial que generó pánico | El avance del virus en Europa es fundamental para declarar una eventual pandemia

NUEVA YORK | THE NEW YORK TIMES

La Organización Mundial de la Salud anunció ayer que aumentaron a 615 los casos confirmados de gripe A (H1N1) en el mundo y afirmó que "la pandemia es inminente". Al menos 17 países en 4 continentes han informado la presencia del virus.

El doctor Scott Dowell estaba revisando correos electrónicos el 20 de abril en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCPE) en Atlanta cuando los informes provenientes de México captaron su atención. Las autoridades mexicanas habían notado un incremento inquietante en una neumonía severa entre jóvenes adultos. Recordó que apenas tres días antes un colega le había hablado de dos niños en California que habían contraído una forma única de influenza porcina. De hecho, no habían tenido contacto con cerdos, hasta donde se sabe. Dowell mandó un correo electrónico a un colega. "Es difícil ver a partir de estos tres informes, si está por encima de lo esperado", escribió. "Bien vale la pena observar, no obstante, dado el nuevo virus de influenza porcina en San Diego y la conexión con México".

La intuición de Dowell pronto rendiría frutos cuando se encontró que en las muestras de pacientes mexicanos había una cepa de influenza idéntica a la de los dos californianos, un hallazgo que confirmaría la posibilidad de la primera pandemia mundial de influenza en más de 40 años.
Uno de los primeros indicios de que México tenía un problema llegaron a la Organización Mundial de la Salud el 10 de abril en un informe no oficial que encontró artículos periodísticos sobre una serie de enfermedades respiratorias agudas en La Gloria, México, un pueblo productor de cerdos en el estado de Veracruz. El 12 de abril, las autoridades mexicanas respondieron diciendo que habían investigado el brote y determinado que había terminado el 3 de abril. Ese mismo día, las autoridades mexicanas alertaron a los CCPE de casos de una enfermedad respiratoria severa y desconocida.

El 17 de abril, los múltiples sistemas de vigilancia de la OMS descubrieron un informe de un caso inusual de neumonía en México, que se reportaba como similar a los encontrados en China durante el brote del SARS. Recién el 22 de abril, las autoridades mexicanas alertaron formalmente a la OMS sobre un incremento inquietante en los casos de neumonía entre los adultos jóvenes, un reporte que México había enviado a los CCPE dos días antes. El 23 de abril, una prueba de los Centros confirmó que los casos mexicanos eran idénticos a los de California, y los funcionarios se dieron cuenta que tenían una pandemia potencial.

Las pruebas genéticas indican que el virus de influenza porcina original, conocido como influenza A (H1N1), probablemente saltó de los cerdos a los humanos en algún momento entre finales de noviembre y enero pasados, y que el virus empezó a infectar a grandes cantidades de personas en algún momento a mediados de marzo. Si los funcionarios de alguna forma hubieran tenido conocimiento del brote inicial a mediados de marzo y atacado intensamente la región de La Gloria con medicamentos antivirales como Tamiflu, se podría haber contenido el brote, dijo Dowell. Sin embargo, una vez que empezó a presentarse en diversas regiones de México, la contención se hizo imposible y las medidas para mitigar como la producción de vacunas, que requiere de semanas y meses, no de días, se convirtieron en la respuesta siguiente.

Hay poca evidencia de que el brote de la influenza porcina sea más peligroso que las infecciones rutinarias de las cepas usuales de los virus estacionales. Así que si el sistema de vigilancia mejorado brindó un beneficio o simplemente asustó innecesariamente a millones de personas es algo que aún no está claro. Dowell dijo que no tiene dudas de que las advertencias tempranas, incluso de cepas nuevas de influenza relativamente suaves, son importantes. "Los virus de influenza estacionales causan 36.000 muertes cada año, y si este patógeno nuevo causa esa cantidad de enfermedad y muerte, eso es significativo", explicó. Mientras se avanza en la vacuna, el virus se extiende, causando temor en todo el mundo.

Si avanza en Europa se declara pandemia
Ciudad de México | Los próximos días en Europa serán clave para determinar el nivel de propagación de la gripe porcina, indicó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mike Ryan, director de la Red Mundial de Alerta y Acción en caso de epidemia explicó que la pandemia podría ser declarada si la nueva gripe AH1N1 logra expandirse en países en otro continente que el del origen del brote. El responsable de la OMS agregó que todavía "no sabemos hasta qué punto la pandemia puede ser grave o leve".

"De momento, sigo dando por hecho que la pandemia es inminente porque vemos que la enfermedad se propaga", dijo Ryan. Pero añadió: "No tenemos pruebas de una expansión sostenida en una comunidad fuera de norteamérica". Actualmente, el mundo se encuentra en la fase 5 sobre una escala de 6 del nivel de alerta de la OMS. En esta fase, la pandemia es "inminente". La fase 6, que no ha sido activada, "describe el estado de pandemia, pero no su grado de gravedad", subrayó.

México (que declaró un asueto de 5 días para reducir los contagios y ya tiene 443 casos confirmados) y EE.UU. (con 160 casos) son los dos países más afectados. El presidente Barack Obama y su par mexicano, Felipe Calderón, analizaron ayer la situación y subrayaron la importancia de una estrecha colaboración para afrontar la epidemia. Agencias.

No hay comentarios: