viernes, 3 de abril de 2009

Diario la Mañana Neuquén


Para mantener viva la memoria

Fue la expresión de quienes participaron del acto realizado en el momumento «Malvinas Argentinas» en Villa La Angostura.

Villa La Angostura > El intendente Ricardo Alonso, acompañado por el ex combatiente Horacio Haag, encabezaron ayer el acto por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas.
La ceremonia se realizó en el mirador Fray Menéndez donde se emplaza el monumento “Malvinas Argentinas”, a orillas del lago Nahuel Huapi.
El cielo gris y la amenaza de lluvia no impidieron que funcionarios del Ejecutivo y del Concejo Deliberante, convencionales municipales, representantes de fuerzas de seguridad, de establecimientos educativos, integrantes de juntas vecinales y de organizaciones intermedias, y vecinos se reunieran para rendir el homenaje a los caídos en el conflicto bélico.
El subsecretario de Seguridad, David Tressens Ripoll, destacó en su discurso que los argentinos “debemos sentir agradecimiento tanto para aquellos que dieron su vida en combate como para los que volvieron” y resaltó la labor de todas las fuerzas intervinientes como de los civiles que se sumaron a esta gesta.
Alonso y Haag depositaron una ofrenda floral en homenaje a los caídos en Malvinas a los pies del monumento.
Los organizadores exhortaron a todos los que participaron de la ceremonia y a los vecinos de Villa La Angostura “a mantener viva en nuestros hijos la memoria de nuestros héroes”.
Emotivo homenaje a los caídos

Unas mil personas recordaron ayer a los muertos en el conflicto del Atlántico Sur, en un acto llevado a cabo en el Cenotafio del Parque Central.
Cerraron el acto arrojando 649 claveles que recordaron al total de los muertos en la guerra.

Neuquén > En un marco de mucho respeto y familiar, los veteranos de guerra de esta ciudad conmemoraron ayer su día y recordaron a los 649 caídos en la Guerra de Malvinas en el Monumento que les rinde homenaje ubicado en el Parque Central.
Cargando una bandera argentina, los veteranos de guerra llegaron junto a sus familiares caminando por el sendero que comunica la avenida Olascoaga con el monumento, siendo acompañados a su paso por el ministro de Justicia, Trabajo y Seguridad, César Pérez; el intendente de la ciudad, Martín Farizano; concejales, diputados y funcionarios de los gobiernos provincial y municipal.
Como sucede todos los años, se acercaron hasta el cenotafio que recuerda a los caídos, rindiendo el correspondiente homenaje y regresaron a la base del monumento para realizar el acto.
Allí, los discursos fueron sólo propiedad de los familiares y veteranos quienes recordaron el conflicto bélico, expresaron su dolor y finalmente agradecieron. El silencio y el respeto predominaron en el ambiente.
Primero fue el turno de Mario Flores, hijo de un soldado fallecido cuando la marina británica hundió al crucero General Belgrano, quien expresó “la guerra me ha costado mucho, a mí y a mi familia, si las palabras se las lleva el viento, nosotros tenemos un testimonio de aquellos que lucharon por la patria y está en ese cenotafio”.
Luego insistió con un reclamo que mantienen desde siempre los veteranos de Malvinas. “Tenemos que agradecer la entrega de quienes volvieron y se enfrentan todos los días al fantasma de la guerra. Pero hoy no queremos pasaporte, las Malvinas son argentinas y hoy la bandera no flamea en el cementerio de Darwin”.

Atravesados por Malvinas
El segundo en hablar fue Daniel David, del Centro de Veteranos de Guerra, quien conjugó en su discurso la crítica y la emoción. “A los veteranos nos abandonó la sociedad, por eso es tan importante que hoy estén acá”, dijo dirigiéndose al público presente.
Luego David destacó el comportamiento de la sociedad neuquina señalando “ojalá que todo esto que pasa en Neuquén contagie al resto del país”.
David, acompañado por su familia, fue distinguido por sus compañeros con una placa en su honor. “Malvinas no fue un cuento. Todos estamos atravesados por Malvinas, las balas, los cañones, los misiles, los muertos fueron de verdad. No era nuestro objetivo de vida recuperar Malvinas pero sí nos habían enseñado en la escuela pública que las Malvinas eran argentinas y no había otro lugar que defender. Por eso los chicos de la guerra entregaron todo por la patria”, manifestó.
Finalmente, como es tradicional en este acto, todos los presentes subieron a la parte más alta del monumento congregándose alrededor de la fuente arrojando 649 claveles rojos, rosas y blancos, uno por cada uno de los muertos en la contienda bélica de 1982.

No hay comentarios: