miércoles, 21 de octubre de 2009

Por qué los argentinos tienen tendencia a las expresiones violentas



Especialistas coincidieron en señalar que en la Argentina hay una clara "falta de diálogo y de consenso" en todos los ámbitos de la sociedad.

El filósofo Tomás Abraham y el psicoanalista José Eduardo Abadi

Insultos, golpes, patadas, gestos y palabras obsenas, escraches, cortes y piquetes. La violencia se sucede en las más variadas situaciones y atraviesa a toda la sociedad.

Los dichos de Carlos Reuntemman ante su candidatura, los gestos de Diego Maradona como DT cuando la Selección le ganó a Uruguay y las palabras de un triunfante Francisco de Narváez se juntan con el escrache al líder radical Gerardo Morales en Jujuy, con las protestas gremiales de los ex Terrabusi en la Panamericana, con las amenazas de dueños de boliches contra una medida provincial, con el corte de un paso fronterizo en Gualeguaychú que deja pasar hinchas pero no enfermos; y todas las reacciones se resumen en un sola palabra: violencia.

Una palabra, una actitud que está en todos los argentinos, que nos invade y nos preocupa. ¿Por qué los argentinos no expresamos con violencia? Consultados, en Radio 10, por Oscar "El Negro" Gonzáles Oro, el filósofo Tomás Abraham y el psiquiatra y psicoanalista José Eduardo Abadi dieron su opinión.

Para Abraham "sin duda" hay expresiones violentas y determinar si ellas son una reacción a un hecho en concreto o algo que viene de más atrás es difícil, aunque asegura que las mismas son "inevitables en sociedades como la de la Argentina".

"Yo no digo que nos tenemos que acostumbrar a la violencia, porque eso es lo peor, se nos forma un callo en la percepción y luego no nos va a escandalizar casi nada. Pero sí tenemos que admitir que en países como el nuestro hay un grado de tensión y violencia casi inevitable y lo mismo ocurre en la región", señaló el pensador y agregó: "En Brasil, junto al proyecto del gran país y a la gran aprobación de Lula (el presidente Luiz Inácio Da Silva), no hay día que no haya muertos, que no haya violencia, hay narcotráfico incontrolable"

Asimismo, el filósofo dijo que la situación en la Argentina tras la crisis del 2001 es muy compleja, ya que por un lado se reclama orden pero de ninguna manera ese orden va a justificar una muerte. "No queremos una respuesta excesiva. No hay poder político ni medio de comunicación que pida orden y que luego de reclamarlo, justifique un muerto", explicó.

Para Abraham implementar un control sin que haya víctimas es muy complicado y agregó que además para él hay que diferenciar, ya que no son iguales una protesta y la violencia de gente movida por el hambre y la desprotección, y por ejemplo las amenazas de los bolicheros de la provincia de Buenos Aires".

Por su parte José Eduardo Abadi se refirió a por qué los argentinos utilizan gestos o palabras de obsenas y de clara intención sexual para expresarse de forma violenta.

Para Abadi ello es una clara señal de la falta de diálogo y de consenso que tiene la Argentina como sociedad. "El diálogo es casi una utopía, en vez hay un intercambio de prepotencia y el sexo aparece como vehículo para expresar violencia", expuso.


"Cuando la sexualidad expresa una mala internalización de lo que son las relaciones de poder, de lo que es el diálogo, el encuentro y las condiciones masculinas y femeninas, lo que tenés son formas agresivas de vincularse, básicamente violencia", subrayó Abadi y añadió que para evitar eso hay que "salir del narcisismo, dialogar, transitar al otro y y dejarse transitar".

"Lo que hay son luchas por ver quién domina y al final queda uno cada vez más lejos del otro y así está la sociedad: sin comunidad, sin proyecto, sin confianza", dijo el psiquiatra. Fuente:Infobae

No hay comentarios: