viernes, 20 de abril de 2012

Tócala otra vez, Sam

70 años de errores y un nuevo aniversario.
Con Humphrey Bogart e Ingrid Bergman .  
En la historia, Rick Blaine es un exiliado estadounidense, un exluchador social que alguna vez creyó en las grandes causas, que regenta un club nocturno en la ciudad marroquí de Casablanca, bajo tutelaje del gobierno francés de Vichy, en plena Segunda Guerra Mundial.
El escéptico Rick queda en posesión de dos documentos de tránsito.
Estos pueden proporcionarle movimiento ilimitado al luchador antifacista Víctor Laszlo y su mujer, Ilse, quienes acaban de llegar a la ciudad magrebí.
Sólo que Ilse fue, años antes, amante de Rick, en París, y no concurrió al rendez-vous para marcharse juntos, al comienzo de la guerra.
Tras su tortuoso reencuentro en Casablanca, Rick se despide definitivamente de Ilse con el famoso "siempre tendremos París", frase utilizada por generaciones de espectadores para reflejar conformidad frente a un pasado feliz perdido.
Segundos más tarde, en la misma escena final de la película, después de haber entregado a Laszlo e Ilse los documentos de tránsito para que aborden el avión que los llevará a Europa, y después de ultimar al mayor nazi Strasser, Rick se aleja con el capitán Renault, corrupto jefe de policía francés, y le espeta el conocido: "Louis, creo que éste es el comienzo de una hermosa amistad".
Pero, sobre todo, la película es citada por una frase emblemática que nunca existió.
La famosa frase "tócala otra vez, Sam", supuestamente en labios de Rick, que le exige a su pianista que toque "As time goes by", la canción por la que ambos amantes se recordaban, jamás se dice en la película.
La confusión parece provenir de una película de Woody Allen, de 1972, "Tócala otra vez, Sam" (conocida como "Sueños de un seductor" en España), en la que el protagonista recibe consejos para conquistar mujeres de parte de un imaginario Humphrey Bogart.
Fuente:BBC

No hay comentarios: